.



 

Discursos dados por Sai Baba

{SB 35} (23 discursos 2002)

12. 23/07/02 Mantengan la espiritualidad como primer objetivo

MANTENGAN A LA ESPIRITUALIDAD COMO SU PRIMERA META

MANTENGAN A LA ESPIRITUALIDAD COMO SU PRIMERA META

23 de Julio de 2002

Sai Kulwant Hall – Prasanthi Nilayam

Clausura de la Conferencia Internacional de Seva

***************************************************

¡Encarnaciones del Amor!

Hoy en día el hombre no debe aspirar a la felicidad. Y tampoco a la aflicción. De hecho, la felicidad y la aflicción son de naturaleza transitoria. El deber del hombre es realizar la divinidad en la unidad de la felicidad y de la aflicción. Aun cuando se sientan animados ante la perspectiva de la felicidad, encontrarán la aflicción. Similarmente, aunque se sientan deprimidos debido a la aflicción, la felicidad les está haciendo señales. Desde tiempos antiguos, los grandes rishis hicieron esfuerzos por elevarse por encima de estos sentimientos de felicidad y de aflicción. Reconocieron el hecho de que era sólo en tiempos de aflicción que se manifestaba la naturaleza divina que el ser humano tiene dentro de sí. Más que la felicidad, es la aflicción la que ayuda al hombre de varias maneras. "La felicidad no surge de la felicidad" (Na Sukhath Labhathe Sukham). Sólo de la aflicción surge la felicidad. La principal fuente de felicidad en el hombre es la aflicción. De la misma forma como acogemos a la felicidad, debemos también acoger a la aflicción.

En la India, así como en todos los países del mundo, los niños y los jóvenes tienen un rol importante que jugar. El dinero es cuantitativamente mayor que los materiales que puede comprar. Si hay verdadera riqueza, podemos lograr cualquier cosa material. Hoy en día el hombre está desperdiciando su vida en la persecución de sólo la riqueza material. Primero que todo, la riqueza que el hombre debe adquirir es la riqueza del Amor. Con la riqueza del Amor, todo lo demás puede adquirirse.

Durante estos últimos tres días, los delegados, comprendiendo hombres jóvenes, de mediana edad y mayores, estuvieron discutiendo varios temas en esta conferencia. ¿Cuál es el resultado de estas discusiones? Los textos que estudien y las prácticas espirituales que emprende el hombre se desperdician todos si no cultiva el sentimiento del amor en su corazón. Lo que el hombre debe reconocer y realizar ahora es el principio del Amor. Esa es verdadera devoción. En el mundo de hoy, padres, hijos y hasta la esposa, todos corren detrás de la riqueza material. Casi nadie desea adquirir un amor firme, altruista y divino. El amor de Dios no puede adquirirse con riqueza; ni con educación ni con las varias prácticas espirituales. Es posible alcanzar a la Divinidad sólo ofreciendo un amor puro, incondicional y desinteresado, un amor únicamente por el amor. La gente pasa por tantísimas dificultades hoy en día, sin darse cuenta de la naturaleza fundamental de este amor puro. Se preocupa sólo por el aspecto mundano y físico del amor. Nadie puede alcanzar a la divinidad por ningún otro método excepto por medio del amor. Si se alcanza a la divinidad, se alcanza todo, si no, todo lo demás es un desperdicio. Pero el hombre no está haciendo ningún esfuerzo por tomar conciencia de esta verdad. Asumiendo que la riqueza material es lo principal que debe obtener, está haciendo toda clase de esfuerzos por adquirirla.

¡Encarnaciones del Amor!

Esfuércense por adquirir amor, traten de lograr el amor. El amor es su propiedad. Tengan conciencia de esta verdad. No hay otra cualidad más grande y más valiosa que el amor. Aun si alguna de estas otras cualidades existiera, no es de gran uso para la meta de la vida. Por lo tanto, traten de reconocer el amor manifestado en cada ser humano. Sólo entonces, habrán realizado su propia y verdadera naturaleza. Todos los textos vedánticos indios exhortan al hombre a realizar su verdadera naturaleza. Ustedes no son el cuerpo. No son la mente. No son el intelecto. Deben alcanzar aquello del cual todos éstos han emanado. Supongan que desean mantequilla clarificada. ¿Cuál es la fuente? La leche. De la leche viene la nata, de la nata viene la mantequilla y de la mantequilla viene el ghi o mantequilla clarificada. Por lo tanto, si van a la fuente misma, a saber, la leche, pueden llegar a ser felices.

¡Encarnaciones del Amor!

No son el cuerpo, ni la mente, ni el intelecto, ni los sentidos ni el antahkarana o instrumento interno – lo que son es la fuente de todos éstos. Por lo tanto, no deben desperdiciar su tiempo en la persecución de toda clase de posesiones materiales.

Hoy en día, los miembros de la Organización Shrî Sathya Sai emprenden varios tipos de prácticas. Pero, ¿son éstas reales o ilusorias? ¡No, no! No son prácticas reales. Parecen ser reales por un tiempo y luego, más adelante, son abandonadas. Empiezan a practicar la repetición del hombre (japa) como ejercicio espiritual y continúan con ello por algún tiempo. Después, abandonan el japa y empiezan con la meditación (dhyana). Hasta esta meditación es sólo hasta que obtengan su objeto de meditación. Una vez logrado, éste pierde su propósito. Así, todas las prácticas que emprenden son sólo temporales. No debería ser su meta y esfuerzo el lograr resultados temporales haciendo prácticas espirituales transitorias. Deben tratar de lograr lo que es permanente, verdadero, eterno, puro y de felicidad duradera. Deben siempre, en todos momentos y en todos los lugares pasar su tiempo en la constante contemplación de Dios. Esto debe volverse el aliento mismo de sus vidas y tan natural como el inhalar y exhalar. Esto es el Principio del Soham o Soham Tattva. Esta contemplación constante en el principio del Soham es la verdadera práctica espiritual. ¿De dónde viene este ‘Soham’? Vino de la pregunta ‘Koham’, ¿Quién soy?. El resultado de esta pregunta es ‘Soham’. Es sólo cuando realicen esta verdad eterna que su sadhana fructificará.

Hoy en día, construyen la mansión de su vida sobre una burbuja de agua. No saben en qué momento explotará. La naturaleza humana debe descansar sobre esta verdad eterna, no sobre una cosa momentánea como la burbuja de agua. La vida humana se está volviendo cada vez más incierta. Adi Shankara describió este mismo punto en una de sus famosas estancias del ‘Bhaja Govinda’, así:

"Mâ Kur Dhana Jana Vavvana Garvam

Harathi Nimeshaat Kâlas Sarvam"

"¡Oh! ¡Hombre! No te enorgullezcas de tu riqueza,

ni de tu familia, amigos y vigor juvenil; el tiempo destruirá

todo esto en un instante."

Nada es permanente en este mundo. Por lo tanto, ¿por qué han de confiar en cosas tan inestables? Sólo el Atma es eterno. También esto se llama Brahmán. Brahmán es la Divinidad. Este Principio de Brahmán es también llamado ‘brihat’ (lo más grande que se pueda concebir). El Atma Tattva que emanó de este "Brihat" es el verdadero "Yo" o "Aham". Este es verdadero y eterno. Por lo tanto, debemos hacer un esfuerzo por realizar ese verdadero y eterno Yo o Principio del Yo (Aham). Estos tres términos parecen ser diferentes, pero, de hecho, el significado interno de los tres es uno y el mismo. Este puro e inmaculado Principio de Brahmán está constantemente con nosotros, así sea en el estado de vigilia o en el estado de ensueño o en el del sueño profundo. Ese Brahmán es la Divinidad en la forma humana, y esa divinidad está en ustedes, ahora mismo. De hecho, ustedes son verdaderamente ese Brahma Tattva y ningún otro. Por lo tanto, es fútil buscar a Dios en algún lugar distante. Dios está en ustedes, con ustedes, encima de ustedes, debajo de ustedes, alrededor de ustedes y en todas partes. ¿Por qué deben buscar esa divinidad omnipresente en algún otro lugar?

El hombre, hoy, está desperdiciando su preciosa vida en la persecución de deseos físicos, mundanos y artificiales. La vida del hombre está hoy llena de egoísmo e interés propio. Estos dos, juntos, están destruyendo la naturaleza humana. Algunas personas preguntan, ¿Cómo podemos vivir en este mundo sin interesarnos por nosotros mismos?" Pero, déjenme decirles, ésta no es la manera correcta de vivir una vida con propósito. Se están engañando pensado que están ayudando y sirviendo a la sociedad. No. De hecho les están haciendo un daño a la sociedad con su egoísmo. El otro día les dije en Mi discurso que la espiritualidad debe venir primero, luego la sociedad y, después, el individuo. La unidad de estos tres es SAI. Los seres humanos por lo tanto, deben tener a la espiritualidad como su primera meta. Sólo cuando persigan esta meta es que la sociedad se vuelve cercana, es decir, cuando llegan a la meta de la sociedad. Entonces la indagación debe comenzar con ¿Quién soy yo?. Sólo cuando reconozcan quienes son podrán comprender la sociedad. Una vez que comprendan así la sociedad, podrán realizar la Divinidad en la forma de la sociedad. Pero primero traten de comprender su propia naturaleza.

¡Encarnaciones del Amor!

Pero no son capaces de comprender de manera apropiada lo que es la espiritualidad. Sin duda que requieren alimentos para el cuerpo, en primer lugar, aunque deben asegurarse de comer alimentos que contribuyan a su desarrollo espiritual. Aquellos que desean alcanzar la divinidad, no deben nunca tocar cosas impuras. Deben siempre comer alimentos puros y sátvicos como los vegetales, las hortalizas de hojas verdes, etcétera. Nunca deben consumir cosas impuras como huevos, carne, y otras. También deben mantenerse alejados completamente de las bebidas intoxicantes y de las drogas. Al consumir tales productos, todos sus órganos sensorios serán paralizados. El alcohol no es en absoluto conducente a la práctica espiritual. En la práctica espiritual, uno debe alcanzar el nivel del éxtasis por medio de un proceso natural, no por métodos artificiales como las drogas y el alcohol. Todo lo relacionado con la Divinidad viene por medio de un proceso natural. Eso es lo que el Sabio Nárada enfatizó al declarar "Thriptho Bhavathi Maththo Bhavathi" (Vuélvanse completamente plenos, extáticos, etcétera). Debemos hundirnos en una intoxicación natural divina, no una intoxicación artificial inducida por drogas y el alcohol. La naturaleza humana se transforma en una naturaleza demoníaca al consumir carne y bebidas intoxicantes. Ciertos tipos de alimentos y medicinas contienen ingredientes que causan intoxicación. Deben alejarse de tales cosas. Aun si es una medicina, no deben tomarla. Bajo ninguna circunstancia, deben consumir tales alimentos y medicinas intoxicantes.

¡Encarnaciones del Amor!

Ustedes emprenden muchas prácticas espirituales. Algunas personas toman leche y cuajada, asumiendo que caen bajo la clasificación de los alimentos sátvicos. Hablando estrictamente, no son totalmente sátvicos. Hay algunos ingredientes intoxicantes hasta en estos renglones alimenticios. Por lo tanto, deben consumirlos en cantidades limitadas. Todo el alimento que tomemos debe conformarse con ciertos horarios, normas y límites. Cuando sentimos hambre, no debemos comer hasta llenarnos. Debemos dejar de comer aun cuando sintamos que podríamos comer más. Si comemos hasta la saciedad, la cualidad de la pereza, la tamásica, empieza a funcionar. Nunca debemos darle campo a esta cualidad. Todos están haciendo prácticas espirituales. Pero, a sabiendas o no, están cometiendo algunos errores en ellas. Se sientan para meditar. Piensan que el lograr concentración es meditación. No. La concentración no es meditación. En nuestra vida diaria, hacemos distintas cosas con concentración. Pero no constituyen nada parecido a una meditación. Algunas personas piensan que el sentarse derechos y firmes es práctica espiritual o sadhana y que es grande. Esto no es correcto. Es posible que durante la meditación, nuestro cuerpo se mueva y que la mente vacile. Pero, es sólo a partir de esta mente vacilante que deben desarrollar una mente inconmovible y firme. Eso es verdadera meditación o dhyâna. Deben desarrollar una firme convicción de que no son este cuerpo transitorio, sino que son el verdadero y eterno Principio del Atma o Ser Supremo. Es sólo cuando alcancen esa etapa en la meditación que ésta se vuelve una verdadera meditación. No deben comenzar su sadhana o práctica espiritual con el sentimiento de que Dios está en alguna parte en un lugar distante y que desean instalarlo en el templo de su corazón. Como primero y principal, desarrollen la firme convicción de que la Divinidad está dentro de ustedes. Deben realizar su propia naturaleza divina. No sólo esto, deben hacer que los demás también tomen realmente conciencia de que son divinos. Por ahora, todas sus prácticas espirituales son como las espadas usadas en un drama en el escenario. Son útiles sólo para fines actorales, no para la vida real. Deben librarse gradualmente de la ilusión. Hay varios tipos de meditación, como Samkalpa Dhyana, Sthira Dyana, Chitta Dhyana, etcétera.

¡Encarnaciones del Amor!

A sabiendas o no están haciendo sus prácticas espirituales basándose en lo que ustedes piensan que es correcto. Si desean saber lo que es la meditación o dhyana en el verdadero sentido, pregúntenme. Se lo explicaré. De hecho, no necesitan ninguna práctica espiritual o sadhana. Hagan lo que les digo, y obtendrán el resultado en un instante. La divinidad es lo que se manifiesta justo delante de ustedes por medio de Su gracia. No puede ser obtenido con la ayuda de prácticas rigurosas. Cada cual está haciendo su sadhana apegándose a ciertas formas. En el proceso, está tratando de establecer la gloria de su propia forma. Esto no es correcto. Deben olvidar su propia forma y perder su conciencia propia en la divinidad. ¿De qué sirve hacer meditación si todo el tiempo se están concentrando en su propia forma? Si alguien les pregunta lo que están haciendo, responden que están meditando. ¿Cómo saben si están realmente meditando si, de hecho, es su propia conciencia del cuerpo la que está perdida en meditación? Esto significa que no están meditando verdaderamente. La meditación es aquello en lo cual uno olvida a su propio ser; en lo que desarrolla pureza de conciencia y se establece en la eternidad de su Principio átmico. Si no logran esto, la meditación es un desperdicio y un verdadero engaño.

¡Encarnaciones del Amor!

Cultiven un amor puro y sagrado. Corren detrás de varios mayores, discípulos y gurús y tratan de ser sus seguidores. Esto no es el verdadero principio del gurú. Concéntrense en un único sentimiento de divinidad que está ya establecido en su corazón. No cambien su mente a cada rato. Dejen que se establezca firmemente en su meta. Buda siguió el mismo principio. Al comienzo, él buscaba la divinidad en todas partes fuera de sí. Anduvo por muchos lugares, pero no tuvo éxito en sus esfuerzos. Ananda, su primo, vio su angustia y le preguntó por qué andaba de un lugar a otro. Entonces, de repente, Buda se dio cuenta de que todo este tiempo había estado siguiendo sus impulsos mentales, que son transitorios y fugaces. Por esto, él decidió no seguir a la mente. Inmediatamente, se dedicó a contemplar la divinidad con todo su corazón y alcanzó el nirvana, la liberación de la esclavitud. Está claro de este ejemplo que nunca deben confiar en la mente tejedora de fantasías. Olviden a la mente, establezcan a la divinidad firmemente en su corazón y, finalmente, fusiónense en esa divinidad. Ese es el verdadero nirvana.

¡Encarnaciones del Amor!

¿Cuál es la naturaleza del cuerpo humano? Está compuesto de los cinco elementos. Es de naturaleza irreal, transitoria y perecedera. Si siguen con ese apego al cuerpo, ¿cómo puede ser su meditación fructífera? ¿Cómo puede llevarlos a su meta? Por lo tanto, deben olvidar la ilusión del cuerpo. Fúndanse en la divinidad por medio del apego al Atma. Esa es la verdadera meditación. Ese es el verdadero renunciamiento o desapego. Ese es su verdadero yoga. Esa es su verdadera fruición (bhoga). Esta fruición es su bienaventuranza o Ananda. Sigan siempre el principio que dice: "Habla siempre la verdad; di la verdad de manera agradable; nunca digas una verdad que es desagradable" (Satyam Bhruyat, Priyam Bhruyat, Na Bhruyat, Satyam Apriyam). Sólo entonces serán capaces de alcanzar el nirvana. Muchos aspiran a la liberación. La liberación no puede alcanzarse por prácticas transitorias. Puede ser obtenida por la constante contemplación de la divinidad, olvidándose totalmente de la mente. Eso es el verdadero nirvana. Dondequiera que miren, si sólo la mente es visible, ¿cómo pueden alcanzar al nirvana? Sólo cuando se olvidan de la mente es que pueden alcanzar el nirvana.

¡Encarnaciones del Amor!

Presumo que nunca antes han emprendido ningún sadhana o práctica espiritual importante hasta ahora. No se molesten. Miraremos esto después. Como primero y principal, comiencen su contemplación a la divinidad con amor puro. Sólo entonces obtendrán fuerza espiritual. Hasta los Pandavas empezaron su búsqueda espiritual dándole prioridad a Dios, luego, al ‘nosotros’ y, finalmente, al ‘yo’. En la literatura espiritual, cada letra y cada palabra contiene significados sutiles. Deben tratar de comprender estos significados sutiles y actuar en consecuencia. Esa es la verdadera práctica espiritual. No necesitan hacer prácticas espirituales para lograr cosas efímeras y transitorias. Traten de alcanzar a la divinidad por medio del amor. Hagan todas sus prácticas con amor puro. Sólo entonces se volverán fructíferas.

¡Encarnaciones del Amor!

Mañana será el día de Gurú Purnima. Se puede gastar cualquier cantidad de tiempo explicando la importancia y significación del Gurú Purnima. El Guru viene como Purnima o sea pleno como la ‘luna llena’, el día de Gurú Purnima. Si olvidan la verdadera naturaleza del Gurú, todas sus prácticas espirituales no servirán de nada. Hoy en día, se olvida totalmente esta verdadera naturaleza del Gurú. Es una grave equivocación. Mantengan la naturaleza esencial del Gurú en su corazón y hagan su práctica para fundirse en la Divinidad. Mañana, trataremos de conocer en alguna medida la significación del Guru Purnima.?


Traduccion Arlette Meyer

Revision Roberto Pinzón