.



 

Discursos dados por Sai Baba

{SB 33} (16 de 23 discursos 2000)

16. 26/09/00 Educare es los valores humanos

FORTALECIENDO LA EDUCACIÓN EN VALORES

FORTALECIENDO LA EDUCACIÓN EN VALORES

26 de Setiembre de 2000

Sai Kulwant Hall – Prasanthi Nilayam

***************************************************

La verdadera educación es la que fomenta sentimientos puros. Poseer virtudes es el verdadero significado del aprendizaje. Sólo cuando el hombre cultiva el sentimiento de amor, puede haber igualdad. La buena conducta es el sello distintivo de un verdadero ser humano.

(Poema télugu)

Jumsai ha hecho mención de la educación y los valores humanos. Ustedes tienen que comprender el verdadero significado de estas dos palabras, educación y valores humanos. La Educación tiene dos aspectos: el primero está relacionado con la educación externa y mundana, la cual no es nada más que adquirir conocimiento libresco. En el mundo moderno, hallamos mucha gente muy versada y altamente calificada en este aspecto. El segundo aspecto, conocido como ‘Educare’, está relacionado con los valores humanos. La palabra “Educare” significa extraer aquello que está adentro. Los valores humanos, a saber, Sathya, Dharma, Santhi, Prema y Ahimsa (Verdad, Rectitud, Paz, Amor y No violencia) están ocultos en cada ser humano. Uno no puede adquirirlos del exterior; tienen que ser extraídos de nuestro interior. Pero como el hombre ha olvidado sus valores humanos innatos, es incapaz de manifestarlos. ‘Educare’ significa extraer los valores humanos. ‘Extraerlos’ consiste en transformarlos en acción.

Los Vedas llaman al principio vital del hombre ‘Sathyam’ (Verdad). Sin este poder de la Verdad el hombre no puede existir. Nuestros ancestros pudieron obtener la visión de la Verdad a través de la adecuada investigación y experimentación. La Verdad es la manifestación directa de Dios en cada ser humano. Nuestros ancestros, sabios y visionarios comprendieron esta Verdad, tuvieron la visión de la Verdad y comprendieron que se halla presente uniformemente en cada ser. La Verdad es una y la misma en todos y Eso es Dios.

El ser humano está dotado de Pancha Pranas (los cinco aires vitales), a saber, Praana, Apaana, Vyaana, Udaana y Samaana. Éstos son los poderes divinos latentes en el hombre. Los valores humanos, es decir, Sathya, Dharma, Santhi, Prema y Ahimsa no son más que las manifestaciones de estos cinco aires vitales. Sin embargo, el hombre está desperdiciando su nacimiento humano al ser incapaz de reconocer estos principios sutiles. Cuando la verdad es puesta en práctica, se convierte en rectitud. La verdad se expresa en palabras, mientras que la rectitud se expresa en acción. Sobre esta base, los Vedas han enseñado: Sathyam Vada, Dharmam Chara (digan la Verdad, practiquen la Rectitud). Por consiguiente, la rectitud está basada en la verdad. Sin verdad, no hay rectitud. Por eso los Vedas dicen Sathyaannaasthi Paro Dharmaha (no hay Dharma más elevado que el apego a la Verdad). Sin el cimiento de la verdad, la mansión de la Rectitud no puede ser construida. Sathyacharana (la práctica de la Verdad) es el verdadero Dharma. Este Dharma es uniforme para todos los seres humanos. La paz es el reflejo del Dharma. El hombre reza por la paz y lleva a cabo diversas prácticas espirituales aspirando a la paz. Pero en la medida en que tenga deseos, jamás alcanzará la paz, aunque emprenda rituales sagrados como Yagnas y Yagas. La mente es la base de los deseos. Por lo tanto, se debe controlar la mente para alcanzar la paz. Cuando la mente es controlada, ésta permanece en silencio. Tal estado de ausencia de pensamientos es la verdadera paz.

El cuarto valor humano es el Amor. Éste se ha originado del principio del Atma. El Amor es la manifestación de la Verdad. Es puro, estable, radiante, sin atributos, sin forma, ancestral, eterno, inmortal y nectarino. Éstas son las nueve cualidades del Amor. El amor no odia a nadie, unifica a todos. Ekatma Darshanam Prema (la experiencia del no-dualismo es Amor). Ahimsa reluce como la corriente subyacente de los otros cuatro valores humanos, es decir, la Verdad, la Rectitud, el Amor y la Paz. Lo que conduce a la violencia no puede ser Verdad, Rectitud, Amor o Paz. Estos cinco valores son verdaderamente los cinco aires vitales del hombre. Sólo aquel que considera a los valores humanos como sus alientos vitales es un verdadero ser humano. Estos cinco valores son los poderes fundamentales de la vida humana. Olvidando estos poderes fundamentales, el hombre confía más en el poder terrenal. Nuestros ancestros comprendieron que estos cinco valores están destinados a lograr la paz y la prosperidad del mundo. Sin comprender el significado de estos valores, uno no puede comprender la condición humana en absoluto.

En la era de Treta, el Señor Rama encarnó con el propósito de fomentar la Verdad y la Rectitud. El Señor Rama pasó 14 años en exilio para mantener la promesa hecha a su padre. Dedicó Su vida al establecimiento del Dharma. En aquellos días, había sólo algunas personas malvadas. Rama las aniquiló para mantener la Verdad y la Rectitud. En la era de Dwapara, el Señor Khrisna encarnó para promover la Paz y el Amor. Brindó protección a todos aquellos que se refugiaron en Él y desarrollaron el amor en sí mismos. De este modo, el Avatar Rama fomentó Sathya y Dharma y el Avatar Krishna promovió Santhi y Prema. Pero en esta era de Kali, Dios ha dado la fortaleza suficiente a cada ser humano para fomentar los cinco valores. Es el mandato de Dios que el hombre promueva los valores humanos y salvaguarde al mundo. Éste es el significado interno de propagar los valores humanos. El hombre no necesita esperar a que Dios fomente estos valores. Se lo ha dotado con la fortaleza para hacer lo mismo. Estos cinco valores son vuestras propiedades. Es vuestra responsabilidad protegerlos. No esperen que otros salvaguarden vuestra propiedad.

En aquellos días, Dios encarnó y destruyó demonios, pues sólo había unos pocos. Sin embargo, hoy en día, encontramos la naturaleza demoníaca en todos. Se tiene que cultivar la pureza para subyugar las cualidades demoníacas, pero la pureza no puede ser adquirida sin unidad. La unidad conduce a la pureza, la cual a su vez lleva a la Divinidad. Pero hoy no hay unidad, ni pureza ni Divinidad. Encontramos únicamente enemistad y comunidad, que no son otra cosa que la propia creación del hombre. Una vez que instalen la Divinidad en vuestro corazón, no habrá lugar para la enemistad porque el corazón es un asiento de una plaza, no es una silla musical ni un sofá doble. Para instalar a la Divinidad en el corazón, tienen que practicar los valores humanos. La manifestación de los valores humanos latentes se conoce como ‘Educare’. Pero hoy encontramos únicamente educación terrena, no ‘Educare’. Si preguntamos qué es la educación, la gente contestará que es la adquisición de conocimientos. Pero no es meramente esto; la educación debe transformarse en acción. ¿Cuál es la finalidad de la educación? El carácter es la finalidad de la educación. ¿Cuál es la esencia de la educación? La concentración es la esencia de la educación. ¿Cuál es el objetivo de la educación? Su objetivo no es únicamente la adquisición de conocimientos y el cultivo de cualidades humanas, sino también alcanzar la Divinidad. La educación es para la vida, no para ganarse la vida. Si la educación fuera para ganarse la vida, ¿acaso no observamos a los pájaros y las bestias, que carecen absolutamente de educación, haciendo lo mismo? Entonces, la educación debe ser para la vida. Ante todo, uno debería comprender esta verdad.

La palabra ‘Educare’ tiene un significado interno sagrado. Aquello que ‘Educare’ manifiesta no puede ser visto con los ojos, no puede ser oído con los oídos y no puede ser percibido con la mente. Sin embargo, todo lo que la educación confiere puede ser visto, escuchado y percibido. La educación fomenta los deseos y conduce a la reencarnación, mientras que ‘Educare’ confiere inmortalidad. No habrá renacimiento. Las cualidades divinas innatas como la verdad, la rectitud, la paz, la paciencia, la tolerancia y el amor no pueden ser percibidos con la vista y no conducen hacia otro nacimiento. La educación moderna está dando origen a los deseos, que forman la base del renacimiento. Es necesario desarrollar el desapego para controlar los deseos. El apego conduce a la esclavitud y el desasosiego. Sólo los valores innatos pueden controlar los deseos. La voz interior conduce al desapego. Deben indagar acerca de la diferencia entre apego y desapego. Para llegar al desapego, deben obtener la liberación de la esclavitud terrenal. Tomemos un pequeño ejemplo. Cuando insertan una llave en la cerradura y la giran hacia la derecha, la cerradura se abre; si la giran hacia la izquierda, queda cerrada. El corazón es la cerradura y la mente es la llave. Ustedes tienen apego cuando vuelven la mente hacia el mundo. Cuando está se vuelve hacia Dios, alcanzan la liberación. La misma llave y la misma cerradura son responsables de la esclavitud y de la liberación. El mero cambio de dirección causa un cambio en la consecuencia, es decir, la esclavitud o la liberación. La liberación no es algún lugar específico: un paraíso con aire acondicionado. Es un estado de paz suprema. ¿Dónde se obtiene la paz suprema? En el reino de un corazón puro. Es estable, sagrada y completamente desinteresada. Para disfrutar la paz suprema, deben alcanzar un estado supremo. Unidad, pureza y divinidad: cuando se unifican estos tres principios, esto los conduce hacia el estado supremo. Tomen por ejemplo a Rama y Lakshmana. ¿Saben qué clase de hermanos eran? Lakshmana era totalmente fiel y seguía los dictados de su hermano mayor; por eso alcanzó el estado supremo. ¿Cuál es la condición de los Ramas y Lakshmanas de hoy? En vez de alcanzar el estado supremo a través de la unidad, van a la Corte Suprema para resolver disputas por sus propiedades. Los deseos los llevan a la Corte Suprema. Cuando no hay deseos o disputas, no habrá Corte Suprema. Se hallarán en el estado constante de paz suprema.

¿Qué es lo que necesitamos hoy? No es meramente educación. La educación es mero conocimiento libresco. Existen cuatro tipos de conocimiento. El primero es conocimiento libresco. El segundo es conocimiento general; el tercero es conocimiento discriminatorio; el cuarto es conocimiento práctico. Deben llegar al nivel del conocimiento práctico. Sin embargo, con frecuencia las personas cometen errores incluso en el nivel del conocimiento discriminatorio. Existe discriminación individual y fundamental. La individual está basada en metas egoístas. No es correcta. La fundamental está basada en el bienestar de toda la gente. Las calificaciones que los estudiantes obtienen en los exámenes no son verdaderas calificaciones. Las verdaderas calificaciones surgen del corazón. Vuestra conciencia debe afirmar reiterada y firmemente que lo que están haciendo es lo correcto.

Hay tres términos que debemos discutir aquí. Uno es ‘conciencia’, el otro es ‘consciente’ y el tercero es ‘Ser consciente’. Este ‘Ser consciente’ es la Divinidad, que todo lo abarca. Desde este ‘Ser consciente’ que lo satura todo, la ‘conciencia’ entra en el cuerpo. El principio Átmico en vuestro cuerpo es ‘conciencia’. ‘Consciente’ es el conocimiento relacionado con el cuerpo y los sentidos. Los niños juegan con globos. Estos globos se inflan más y más hasta que revientan y el aire interno se fusiona con el externo. Mientras el aire permanece dentro del globo, es conciencia. Cuando excede los límites de la pared del globo y se fusiona con el aire externo, se vuelve ‘Ser consciente’. En la actualidad, la gente se halla meramente en el estado de conciencia corporal. El cuerpo es como un globo, una burbuja de agua. La mente es un mono loco. No sigan al cuerpo ni a la mente. Sigan los dictados de la conciencia. La gente hoy en día está apegada más al cuerpo que al principio Átmico. La falta de confianza en uno mismo es la principal causa de todas las debilidades. La gente depende de su riqueza, de sus posesiones y de su poder, pero no depende del Ser.

¡Encarnaciones del Amor!

La confianza en uno mismo es muy esencial. Es la base sobre la cual deben construir las paredes de la auto-satisfacción. Construyan el techo del auto-sacrificio. Esta mansión determina vuestra vida, es decir, la auto-realización. Por lo tanto, primero deben colocar los cimientos de la auto-confianza y construir la mansión de la auto-satisfacción y el auto-sacrificio. Entonces alcanzarán finalmente la auto-realización. Para alcanzar la auto-realización, la confianza en uno mismo es lo más importante. Sin embargo, la gente no posee esa firme confianza en sí misma. ¿Cuál es la razón? Sus mentes están inmersas en deseos mundanos, en deseos sucios y en deseos inútiles. ¿Cuánto pueden durar las cosas del mundo? Éstas van y vienen como nubes pasajeras. Los estudiantes de hoy están siendo entrenados en una educación que fomenta los deseos. A la par de la educación, se deben cultivar los valores humanos. Los valores humanos no son algo que necesiten adquirir de nuevo. Ellos nacen con ustedes, son innatos. Como están ocultos en vuestro interior, no son conscientes de ellos. De la misma forma en que se ocultan objetos valiosos en cajas de seguridad, dentro del cuerpo humano yacen las joyas valiosas de los valores humanos. Deben protegerlos apropiadamente. Ellos están cubiertos por las puertas del corazón. Ustedes deben ganar la llave del amor para obtenerlos. Cuando la cerradura del corazón se abre con la llave del amor, las valiosas cualidades de los valores humanos emergen.

¡Estudiantes, Profesores, Patrocinadores de la Educación y Administradores!

El punto que deben advertir es que todos tienen que adquirir esta llave del amor que abre las puertas del corazón. El amor es la mismísima forma de la pureza. El Amor es Dios, vivan en amor. Esta puerta del corazón no puede ser abierta con otra llave. Para conseguir la llave del amor, deben tener unidad. No odien a nadie. No deben sentir aversión hacia nadie. Pongan amor en vuestro corazón. Compártanlo libremente con todos.

Tomen conciencia de que la Verdad es el principio de la vida humana. De la Verdad emana la rectitud. El primer hijo de la rectitud es la paz. El segundo, es el amor; eso dicen. Sin embargo, el más grande de todos es el Amor. Una vez que adquieren este poder del Amor, los demás poderes le siguen. Todo surge de la Verdad.

“De la Verdad emana toda la creación. En la Verdad todo se disuelve. No hay lugar que la inmaculada Verdad primordial no sature.”

(Poema Telugu)

La Verdad es el origen, el sostenedor y el destructor. Tomen a la Verdad como base y practiquen el Dharma. Solamente entonces la Paz y el Amor surgirán del interior.

¡Encarnaciones de Amor!

Estos principios divinos no llegan a ustedes desde algún otro lugar. Como dijo Jumsai el otro día, no obtenemos los valores humanos de una habitación con aire acondicionado en un hotel cinco estrellas. Ni cinco, ni diez ni mil estrellas: no obtenemos estos valores de ningún lugar. Estos valores provienen de un corazón puro. Allí encuentran un ambiente puro, sagrado y divino. Sólo en un lugar como ese pueden florecer los valores humanos. Ellos no están disponibles en el mercado, en palacios o en hoteles. Estos hoteles brindan comodidades sólo al cuerpo. Vuestro cuerpo puede permanecer en una sala con aire acondicionado, pero la mente estará siempre ardiente si no hay sentimientos sagrados. Para desarrollar sentimientos sagrados, deben estar en lugares sagrados. Por eso se dice que la buena compañía confiere desapego. El desapego conduce a la ausencia de deseos y ella confiere estabilidad. Quien adquiere estabilidad se libera verdaderamente. Desarrollen la amistad con las buenas compañías. Sólo entonces podrán obtener paz y vuestro corazón será purificado. Hoy encontramos contaminación en todos lados. Únicamente en la proximidad de lo Divino hallarán pureza absoluta. Ante todo, el hombre debe purificar su corazón. La pureza es Divinidad. Donde hay Divinidad, no puede haber enemistad. Donde no hay enemistad, allí encuentran la paz suprema. Afuera no hay paz, solo hallamos pedazos (N. de la t: juego de palabras entre ‘peace’, paz; y ‘pieces’, pedazos). ¿Dónde está la paz? Ustedes son la encarnación de la paz. Por lo tanto, busquen en vuestro interior. Conózcanse a sí mismos. Entonces lo sabrán todo. Ésta es la enseñanza del Vedanta. En lugar de interrogar a otros diciendo “¿quiénes son ustedes?”, pregúntese a sí mismos “¿quién soy yo?”. Comprenderán entonces la verdad. Cuando Yo digo “éste es Mi pañuelo”, el pañuelo está separado de Mí. Similarmente, cuando ustedes dicen “éste es mi cuerpo, mi mente, mi intelecto, etc.”, ustedes están separados de todos ellos. Por lo tanto, ¿quiénes son ustedes? Ustedes son la encarnación de la Paz. Ustedes son la encarnación de la Verdad. Ustedes son la encarnación del Amor. Ustedes son la encarnación de la Rectitud. Ustedes son la encarnación de la No violencia. Ustedes son todo, y todo se halla en vuestro interior. Desarrollen esta amplitud mental. Expandan el amor, no lo contraigan. La unidad puede ser lograda solamente a través de la expansión del amor.

¡Encarnaciones de Amor!

Desarrollen amor, abandonen el odio, reduzcan los deseos. Cultiven el espíritu de sacrificio. Los Vedas dicen: Na Karmana Na Prajaya Dhanena Thyagenaikena Amrutathwamanasuhu (la inmortalidad puede ser alcanzada solamente a través del sacrificio; ni la riqueza, ni la progenie, ni las buenas acciones pueden otorgarla). La felicidad puede ser alcanzada solamente a través del sacrificio. Después de haber consumido la comida, si no excretan el material de desecho, vuestro estómago sufrirá malestar. Si inhalan aire y no exhalan, vuestros pulmones se dañarán. De igual manera, sacrifiquen la riqueza que han ganado por el bienestar de otros. El sistema educativo moderno pone énfasis en la riqueza, la fuerza y amistad. Entonces ¿qué hay acerca del carácter? El carácter representa las tres cuartas partes de la vida. Por lo tanto, tienen que desarrollar el carácter. Sin carácter, ¿de qué sirven la riqueza, la fuerza y la amistad? Ellas van y vienen como nubes pasajeras.

Hay muchas cosas para aprender. Hay diversas formas de promover los valores humanos. Terminaré Mi Discurso aquí ya que no quiero causarles ningún cansancio ahora. Discutiremos muchas otras cosas más tarde.

Bhagavan concluyó Su Discurso con el Bhajan “Prema Mudita Manase Kaho...”


Traduccion Equipo de Trad. OSSS de Latinoamérica

Revision Mercedes Wesley