Libros escritos por Sai Baba

{SB 84} Upanishad Vahini ( Conocimiento Vedico )

9. Upanishad Aithareya

( Impreso en castellano en Upanishads (Upanishad Vahini) cap. 09 )

9.- Upanishad Aithareya

ESTE UPANISHAD SE encuentra incorporado al Rig Veda. Su brillo reside en seis capítulos que son verdaderas joyas y que describen el Principio Átmico absoluto. Por ello se ha hecho famoso como el Atmashatka o los Seis Átmicos. La visión del Atma, que resulta de la destrucción de la ilusión y de la ignorancia, es lo que este Upanishad le posibilita al aspirante. El término se usa en dos sentidos: vyavahara y visishta. Al aplicarlo en el primer sentido indica al jivi; en cada jivi el Atma se expresa a través de los sentidos o jñanendriyas que se proyectan hacia el mundo exterior. La palabra atma deriva de la raíz ath, que quiere decir expansión, asimilación, movimiento... Por eso la palabra Atma indica inmanencia universal, asimilación universal y movimiento perpetuo. En otras palabras, Atma significa Brahman.

En el estado de vigilia el Atma goza todas las experiencias; durante el sueño los sentidos, tanto de percepción como de acción, detienen sus actividades, pero este estado crea sus propias formas y nombres tomando como base las experiencias e impresiones que ha recogido del mundo exterior; en el estado de sueño profundo el Atma se torna inmanente en todas partes y asume su rol fundamental de felicidad pura, insensible a todo lo interno y externo. Así, el significado del mundo está en conformidad con la experiencia de los tres estados. Debido a las aparentes limitaciones de tiempo, espacio y condiciones, también se piensa que el Atma está condicionado y limitado, pero ello no corresponde a su naturaleza real. Es infinito, sin principio e invariable. Lo sabe todo, puede lograrlo todo, carece de atributos. Es eterno, inmaculado, conciente, libre. No tiene par; es único, completo, carente de partes.

El mundo exterior se conoce a través de la percepción directa. De modo que todo lo que pueda ser señalado como esto o aquello o que pueda ser indicado por un nombre o una forma se incluye en la idea de "creación", srishti. La creación implica un acto y un resultado: entonces, ¿qué había antes del acto? "Idam agre, Atma eva aasith", "Antes de esto, solamente existía el Atma. El jagat o mundo estaba latente y se hizo patente. En la etapa latente se encontraba inmanifestado en el Atman mismo. Una vez que apareció el impulso hacia la diversificación, brotó una multiplicidad de nombres y surgió a la vista toda esta variedad. Llegar a ser perceptible a los sentidos... ésa es la prueba de la manifestación.

El nombre es, fundamentalmente, sonido que se manifiesta como palabra. En la declaración "Éste es Ranga", cuando se produce el sonido Ranga, el que escucha se vuelve hacia la persona nombrada y la identifica como Ranga. La palabra y su significado son inseparables. Ambos eran inexistentes antes de la creación. Por ello, tanto el Atma como el jagat inmanifestado no eran alcanzables para la inteligencia. Después de la Creación, puesto que nombre y forma se transformaron en la esencia de todo esto, todas las cosas se pueden captar por las palabras y el significado. Lo no dual que era, es y será, es el Atma; la múltiple manifestación de la variedad proliferando en nombres y formas, es jagat. Sin embargo, básicamente, es sólo la única vastu o sustancia.

El océano único y uniforme aparece como espuma, burbujas, olas; de la misma manera, la Creación hizo que se manifestara la aparente multiplicidad del Uno invariable. La multiplicidad se debe a la miopía, a la ignorancia. No hay necesidad de proponer una segunda entidad distinta al Atma. La ignorancia, miopía o maya no es más que un producto de la voluntad del Atma, no es diferente al Atma. La fuerza no es algo diferente de la persona fuerte, ¿no es así? El Atma no tiene diferencias, ya sea en una sola especie o en varias o en sus características propias. Categóricamente se le declara como Eka eva: Uno solo.

Sin embargo, el que todo esto sea uno no se hace claro tan rápidamente. Es similar a la cuerda que parece una serpiente o el espejismo que engaña; también el Atma nos engaña apareciendo como jagat. Todo es un truco de mago del Absoluto. La cuerda es la causa primaria de la ilusión visual de una serpiente que se le superpone. El Atma está fuera del alcance de los sentidos, no tiene ni miembros ni cuerpo. Solamente la explicación de que todo no pasa de ser una ilusión puede satisfacer al crítico que cuestiona cómo es que jagat puede emanar del Atma que no es más que Conciencia Pura.

Todo es Atma, incluso maya, que es la ilusión de la variedad. Es tan fuerte que causa la ejecución de acciones por medio de instrumentos como los órganos sensoriales; y entonces ustedes declaran que es nuestra voluntad y poder los que realizaron tal o cual acto, cuando fue la ilusión manifestada por el Atma la que lo llevó a cabo.

El mundo así creado carece de conciencia y por ello debe ser tratado como un yantra, un instrumento o artefacto. ¿Cómo puede operar una máquina después de haber sido manufacturada e incluso instalada, sin un maquinista? Él creó al viratpurusha a partir de los cinco elementos, y también lo dotó con cabeza y miembros. Como la figura de barro del alfarero, hecha de la tierra que él mismo extrajo, así fue hecho el virat-purusha con los elementos. De los miembros de ese purusha fueron creados los lokapalas Después fue separado cada sentido y dotado de una deidad correspondiente. En su parte frontal, el rostro y la boca con Agni como la deidad del vak o lenguaje, que es la función de la boca: lo mismo ocurrió con la nariz y los ojos. De esta manera fueron creados los sentidos y les fueron asignadas sus respectivas deidades.

Dichas deidades bendicen los sentidos y vigilan que funcionen correctamente. La apariencia externa del ojo, de la nariz y la oreja puede parecer correcta, pero sin la ayuda de la deidad regente no podrían funcionar. La vaca y el caballo fueron creados del agua y ofrecidos a los dioses. Sin embargo, aún se mostraban descontentos, de modo que en respuesta a sus plegarias, fue creado el Purusha a semejanza del Viratpurusha. Desde el momento en que el Purusha fue asociado con el discernimiento o viveka, los dioses se sintieron complacidos. Todos los cuerpos que no sean los humanos, son meros instrumentos para la experiencia de los frutos de la acción. El cuerpo humano es el único instrumento para la liberación.

Después de que el Señor entra en un cuerpo, se convierte en el regente de la conjunción de los sentidos y la mente con el mundo objetivo. Al igual que un actor, toma contacto con el mundo exterior y experimenta las lecciones de los nacimientos anteriores. En la presencia del Señor, el danzante budhi da sus pasos obedeciendo al ritmo de los sentidos y moviéndose de un objeto al otro.

De esta manera, el Señor lo ilumina todo a través de la forma del jivi. El Paramatma limitado como jivatma tiene tres áreas de recreación: el ojo, la garganta y el corazón. Los ojos brillan con un esplendor especial cuando se ha logrado la realización de Brahman, e incluso cuando se intenta. Esto es un hecho evidente. Cuando el jivi ha logrado el conocimiento de su realidad, quizá le sea imposible describir cómo se reduce todo a nada en comparación con el Atma, pero habrá alcanzado el conocimiento de que Brahman mismo es el que aparece como todo esto. Aquel que sondea profundamente en la unidad del jiva y Brahman, con seguridad habrá descubierto la meta de la vida. No puede caber duda alguna en este sentido.

Los estados de vigilia, sueño y sueño profundo no guardan relación con el Atma. Sólo conciernen a las causas y efectos sensoriales. Cada ser humano tiene dos cuerpos: el suyo propio y el que procrea. Los deberes del estudio, de la enseñanza, de la adoración y los restantes de este tipo son transmitidos del padre al hijo en el momento de la muerte, y el hijo los continúa como representante del padre y en su nombre. Entonces, el padre abandona este cuerpo y toma otro de acuerdo con las acciones y tendencias cultivadas y establecidas en este nacimiento. Este representa el tercer nacimiento del padre. Los primeros tres mantras hablan sobre los dos nacimientos: el físico y el espiritual. Y se agrega ahora el tercero: la continuidad a través del hijo.

El rishi Vamadeva comprendió de esta manera el Alma Swarupa y se liberó por este medio del flujo constante del mundo objetivo.