Libros escritos por Sai Baba

{SB 79} Prema Vahini ( Sobre el Amor )

La Identidad de la Devoción y del Conocimiento Supremo

( Impreso en castellano en Sobre el Amor (Prema Vahini) cap. 05 )

LA IDENTIDAD DE LA DEVOCION Y DEL

CONOCIMIENTO SUPREMO

No hay diferencia entre la Devoción (Bhakti) y el Conocimiento (Jñana). Precisamente como Saguna (Dios con atributos) se convierte en Nirguna (Dios sin atributos), la Devoción también se convierte en Conocimiento. No estaré de acuerdo en que el Karma (la acción), la Devoción y el Conocimiento estén separados. Ni aun me agrada clasificar a ninguno de estos como el primero, al otro como el segundo y al siguiente como el tercero. No aceptaré una mezcla de los tres ni una fusión de los tres; el Karma (la acción) es Devoción y Devoción es Conocimiento. Un trozo de dulce tiene dulzura, peso y forma; los tres no pueden ser separados el uno del otro. Cada pequeña parte de él tiene dulzura, peso y forma. No encontramos forma en una parte, peso en otra y dulzura en una tercera. Cuando es colocado en la lengua se reconoce su sabor, el peso es aminorado y la forma es modificada, todo al mismo tiempo. Así también el individuo (jiva), el Alma (Atma) y el Alma Suprema (Paramatma) no están separados; ellos son uno y el mismo.

Por lo tanto, cada acción individual debe estar llena del espíritu de Servicio, Amor y Conocimiento. En otras palabras, cada grupo de actividades de la vida debe estar saturado de Acción, Devoción y Conocimiento. Este es en verdad el Yoga del Señor. El tiene que ser realizado en la práctica y no simplemente mencionado en palabras. La Práctica Espiritual deberá hacerse constantemente, siempre con el corazón expandido, lleno de Devoción y Conocimiento. La dulzura del néctar del mundo de Dios es el encanto de la vida; la alegría interna derivada del nombre es afin a la alegría externa de la vida exterior.

Cuando uno ejecuta una acción, obra o rito como una ofrenda a Dios, su bien, el más alto bien, el bien más elevado: servicio, amor y conocimiento, todos se convierten en uno. Primero "yo" y "tú" se convierten en "nosotros". Después "nosotros" y "El" llegan a identificarse. Es decir, el alma individual (jiva) deberá alcanzar la identidad, primero con la creación, esto es, la naturaleza (prakriti) y después con el Alma Suprema (Paramatma), El. Este es, en verdad, el significado del mantra (fórmula mística) Om Tat Sat.

Hoy, ayer y mañana, Om Tat Sat es, fue y será. El y yo estamos siempre ahí. La Práctica Espiritual también está siempre ahí. Exactamente como el Sol es inseparable y nunca está apartado de sus rayos, bajo ninguna circunstancia deberá cualquier aspirante estar sin su Práctica Espiritual (Sadhana). Solamente cuando el aspirante espiritual se adhiere a su disciplina espiritual de una manera continua, puede decirse que él es uno con el Om .