Libros escritos por Sai Baba

{SB 74} Geetha Vahini ( El Gita )

CAPÍTULO III

( Impreso en castellano en El Gita (Gita Vahini) cap. 03 )

CAPITULO III

Es más útil para el estudiante advertir sus faltas con el propósito de eliminarlas, que buscar excelencias para regocijarse en ellas. El estudiante que haga esto podrá progresar rápidamente; no se dejará obstaculizar por el temor o la ansiedad; seguirá adelante, con fe en el Señor, a quien habrá entregado todos sus logros. Alcanzará un estado de calma mental, lo cual es una señal de que el aspirante es auténtico. Arjuna alcanzó ese estado y entonces Krishna le dio y a través de él, a toda la humanidadla enseñanza que conduce a la inmortalidad.

¿Para quién se recitó el Gita? Piensen en eso por un momento. La leche no se ordeña para la vaca misma, pues las vacas no beben su propia leche; Arjuna, el becerro, había quedado satisfecho; Krishna está siempre contento y no necesita nada, ¡mucho menos leche! ¿Para beneficio de quién ordeñó Krishna las Upanishads de las que obtuvo este Gita? Krishna dice que para las personas dotadas de inteligencia moderada por la bondad y controlada por la virtud (sudhi).

¿Y qué decir del lugar donde se dio la enseñanza? ¡Entre dos ejércitos contrincantes! Ahí está el gran significado del Gita. Por un lado, las fuerzas del Dharma (lo Correcto); por el otro, las fuerzas del adharma (lo incorrecto); en un lado, lo bueno; en el otro, lo malo; ante este doble impulso, el individuo, incapaz de decidir el curso que ha de tomar, llora de desesperación y el Señor recita el Gita a todos los que están en situación semejante y con él les da luz y valor. No piensen ustedes que la aflicción de Arjuna era problema personal y nada más. Se trata de un problema humano universal.

Siendo así, Arjuna buscó obtener de Krishna no la placentera gloria mundana del poder, de la posición y de la riqueza (preyas), sino la gloria imperecedera de la felicidad plena (sreyas). Dijo: "La gloria mundana se obtiene con el esfuerzo humano, se gana con la actividad humana o karma. ¿Por qué he de anhelar de Ti lo que yo pueda ganar por mi propio esfuerzo? No soy tan torpe como para pensar así. Otórgame la gloria que está más allá del alcance de mi esfuerzo. Esa no es el fruto de la acción; ¡es el fruto de la gracia!" Así fue como Arjuna se elevó a la altura de la entrega absoluta (saranagathi), al estado en el que la voluntad individual se rinde a la Voluntad Suprema (rapathithi).

Mucho puede decirse de la autoentrega total (saranagathi). El hombre suele entregar su dignidad y su posición a otros hombres, con diversos propósitos en la vida: riqueza, fama, posesiones, lujos, poder, etc. Pero rara vez tiene la oportunidad de entregarse al Señor por el Señor mismo. ¿Cómo puede llegar a tener ese anhelo mientras siga deseando, anhelando el objeto y rechazando la base sobre la cual descansa el objeto? ¿Y cuánto tiempo puede brindar satisfacción un objeto sin base? El quiere el don, ¡no al dador!... ¡quiere lo creado, no al Creador; las cosas de la mano de Dios, pero no la mano misma! Anda persiguiendo algo que no existe. ¿Puede existir un objeto sin una causa preexistente? No. Y si lo hubiera, no podría ser otro que Dios. Es, por lo tanto, mera ignorancia entregar la individualidad a los transitorios efectos de. la acción, el resultado en lugar de la causa que lo origina. Mejor entréguense a la base, a la causa, al origen de todo, al Señor de todo (Sarvesvara). Esa es la auténtica entrega.

Hay tres clases de autoentrega: ¡Yo soy Tuyo! (Thavaivaham), ¡Tú eres mío! (Mamaiva tvam) y ¡Tú eres yo! (Tvamevaham) La primera afirma que soy Tuyo; la segunda asevera que Tú eres mío, y la tercera declara que Tú y yo somos uno, el mismo. Cada una es sólo un escalón de la serie ascendente, y la última es el escalón más alto de todos.

En la primera etapa: ¡yo soy Tuyo!, el Señor está completamente libre y el devoto completamente atado. Es como la gata y el gatito: la gata juguetea con el gatito de un lado para otro, a su capricho; el gatito tan sólo maúlla y acepta lo que ocurre. Esta actitud es de docilidad y fácilmente alcanzable por todos. En la segunda etapa: ¡Tú eres mío!, el devoto sujeta al Señor, quien hasta ese punto queda "¡atado!" Surdas es un buen ejemplo de esta actitud: "¡Krishna! Tú podrás escapar de mi abrazo, del abrazo de estos brazos; pero no puedes escapar de mi corazón, donde yo te tengo atado". Así lo retaba Surdas. El Señor simplemente sonrió y asintió, pues El asevera: "Yo estoy atado por Mis devotos" sin merma alguna de Su decoro. El devoto puede atar al Señor con su amor, por la devoción que vence y domina su egoísmo. Cuando el hombre está lleno de esta clase de devoción, el Señor mismo lo bendice brindándole todo lo que necesite. Su Gracia satisfará todas sus necesidades. Recuerden aquí la promesa que el Señor hace en el Gita: "Yo asumo la carga de su bienestar".

Enseguida, respecto a la tercera etapa: ¡Tú eres yo!, ésta es la inseparable devoción (avibhaktha bhakthi). El devoto lo ofrece todo al Señor, incluyéndose a sí mismo, pues siente que no puede contenerse. Eso completa su entrega.

El sentimiento de ¡Tú eres yo! es la autoentrega sin dualidad, basada en la concepción de que todo este mundo es Dios, nada menos, ningún otro. En tanto persista la conciencia del cuerpo, el devoto es el sirviente y el Señor es el amo. En tanto que el individuo sienta que él es algo separado de otros individuos, el devoto es uña parte y el Señor es el todo. Cuando avanza hasta el estado en que sobrepasa los límites del cuerpo, así como del "yo" y lo "mío", entonces ya no hay distinción: devoto y Dios son lo mismo. En el Ramayana, Hanumatha alcanzó esta tercera etapa por media de la devoción.

Este mismo tema se menciona en el séptimo verso (sloka) del capítulo segundo del Gita. Allí se indica que Arjuna tiene la condición, la disciplina de la devoción (prapanna). Además, Arjuna había analizado sus propias faltas y las había reconocido como tales. Había despertado nuevamente de la inercia (tamas). Krishna se dio cuenta de ello en el momento mismo que eso ocurrió y le dijo: "A ti se te llama Gudakesa, pues tú eres el `conquistador' de la inercia; el sueño es la característica de la inercia; ¿cómo, entonces, puede abrumarte esta inercia ahora? Se trata sólo de una fase temporal; nunca podrá sujetarte perdurablemente".

Si Arjuna, por su esfuerzo, obtuvo el control sobre sus sentidos y mereció el nombre de Gudakesa (vencedor del sueño), Krishna es la deidad que gobierna todos los sentidos. En el campo de Kurukshetra, ambos están en el mismo carro, ¡uno como aprendiz y el otro como maestro!

¿Cuál es exactamente la causa de toda aflicción? Es el apego al cuerpo lo que produce pesar, así como sus antecedentes inmediatos: el afecto y el odio. Estos dos sentimientos son el resultado de que el intelecto hace una diferenciación de cosas y condiciones como benéficas o perjudiciales. Es un error tener esta idea de bondad y maldad. Sin embargo, uno se apega a los objetos que se consideran benéficos y empieza a odiar a los otros. Pero desde el más elevado punto de vista, no hay ni lo uno ni lo otro; la distinción no tiene sentido. No hay dualidad, ¿cómo puede entonces haber algo bueno y malo? Ver dos donde sólo hay uno es maya, o ilusión. La ignorancia que precipitó a Arjuna a la pesadumbre era de esta naturaleza... ver a muchos cuando hay sólo uno.

El desconocimiento de la identidad tat tvam, "de Esto con Aquello" (el principio universal que preserva esta gran doctrina filosófica) es la causa de toda ignorancia. Si esta verdad no es aprendida, entonces el hombre tendrá que naufragar en el océano del dolor. Pero si se aprende y el hombre vive con conciencia de ella, entonces estará libre de todo pesar. Toda clase de charlatanes anuncian recetas de todo tipo que repiten como loros y algunos las aplican, pero con eso no llegan a la raíz de la cuestión porque es como si aplicaran un bálsamo en un ojo para curar un dolor de estómago. ¡No hay relación alguna! El dolor tiene que ser localizado y diagnosticado, y la medicina tiene que ser tal que pueda eliminarlo. Sólo entonces podrá ser suprimido. Narayana (Dios) es el único médico experto que puede hacerlo. Y El diagnosticó correctamente la enfermedad de Arjuna e indicó el tratamiento adecuado.

La herida que no sana con la aplicación externa de bálsamos tiene que curarse con remedios internos. Por eso, Krishna provocó a Arjuna con preguntas como éstas: "¿Por qué lloras como un cobarde? ¿Es acaso porque Bhishma, Drona y los demás están a punto de morir? No, tú lloras porque crees que ellos son `tus hombres'. Es el egoísmo lo que te hace llorar. La gente llora, no por los muertos, sino porque cree que aquellos que van a morir son `suyos'. ¿No has matado tú hasta ahora a muchos que no eran `tuyos'? Nunca derramaste una sola lágrima por ellos. Ahora lloras porque estás en el error de creer que estos que ves ante ti son de algún modo `tuyos', en una forma especial. Cuando duermes no te ves afectado por este sentimiento del `yo' y lo `mío', de manera que no te das cuenta de lo que pasa con tu cuerpo o con los cuerpos de estos `tus hombres', o tus posesiones, cosa que sí recuerdas claramente cuando estás despierto. `Mío' es el caso posesivo de `yo' y, por tanto, viene en pos de éste. La ignorancia fundamental, Mi querido tonto, es la identificación de ti mismo con algo que no eres tú, o sea con el cuerpo. El cuerpo no es el Atma; y tú crees que es el Atma. ¡Qué conocimiento más enredado es éste! Para curar esta ignorancia (ajñana), tengo que administrarte la medicina del Conocimiento (Jñana) mismo".

Así Krishna empezó a dar a Arjuna, desde un principio, la medicina más efectiva, la del Conocimiento. Esto se destaca desde el undécimo verso del segundo capítulo. Es un verso clave para todos los estudiantes del Gita. Krishna de una vez condena dos ideas que hacía tiempo obsesionaban a Arjuna explicándole que la destrucción del cuerpo no significa la destrucción del Alma y que su aflicción por aquellos por quienes no necesitaba afligirse era inútil. "Hablas como un hombre sabio. Dices que esto es correcto (Dharma) y lo otro no (adharma) lo es como si supieras distinguirlos", le dijo Krishna.

Aquí debe prestarse atención al hecho de que Arjuna estaba cometiendo dos errores: uno ordinario y el segundo fuera de lo ordinario. Confundir el cuerpo con uno mismo y lamentarse por el cuerpo como si algo le hubiera sucedido es el error ordinario. Considerar el propio Dharma, en este caso la Acción Correcta de un guerrero, como un acto contrario al Dharma general es un error fuera de lo ordinario. Krishna destruye el primero y elimina el segundo. El primero es tratado en los versos (slokas) 12 al 30 del segundo capítulo. Krishna tiene que atacar el segundo error como un problema especial y explicar a Arjuna en ocho versos la idea del propio Dhanna (svadharma). El propio Dharma (svadharma) no ata ni produce ulterior nacimiento, puede conducir a la Liberación, tiene que hacerse como karma yoga, sin apego al fruto. Al final del segundo capítulo se hace también la descripción del aspirante exitoso que está firme en su juicio, con un intelecto depurado (sthithaprajña).

Krishna continuó Su discurso: "¡Arjuna, piensa por un momento en quién eres y lo que te propones hacer! Dices que lo sabes todo y sin embargo lloras como una mujer indefensa. Tus palabras proclaman que eres un pandit (erudito), pero tus actos te revelan como un cobarde. Escuchándote, se podría inferir que eres un sabio, pero al verte, lo que se encuentra es un ignorante. Tu actitud es repugnante, por no decir más. Si te tomo por un pandit, no puedo conciliar este punto de vista con tus lágrimas, puesto que los pandits (eruditos) no se afligen ni por la vida ni por la muerte. Si se afligen, entonces no son eruditos. Los eruditos (pandits) tienen la capacidad de descubrir lo que es fundamentalmente cierto. Sólo aquellos que conocen el secreto de lo físico y el misterio de lo espiritual pueden llamarse pandits. ¿Por qué habrían entonces de llorar por los encarnados o por los desencarnados? Ellos no renuncian a su calma interna, cualquiera que sea el apremio o la zozobra.

"Ni el que es completamente ignorante ni el sabio se apesadumbrarán por los vivos ni por los muertos. ¿Lloras porque los cuerpos de Bhishma y Drona caerán, o es porque el Atma de esos dos será destruida? ¿Por los cuerpos, dices? Bien. ¿Sirven de algo las lágrimas? Si así fuera, ciertamente la gente habría mantenido los cadáveres de sus muertos y los habría revivido con su llanto. No, nunca podrá ser así. Aunque se sumergiera al cuerpo en vasijas de néctar de inmortalidad, no podría volver a la vida. ¿Por qué, entonces, llorar por lo inevitable, por lo ineludible?

"Podrías decir que lloras por el Atma, el centro espiritual. Eso revelaría una mayor necedad. La muerte no puede ni siquiera acercarse al Atma, que es eterna, evidente por sí misma, pura. Resulta claro que careces de conocimiento del Atma, en absoluto.

"De nuevo te digo: para el guerrero, pelear es su propio Dharma (svadharma). Cumple con tu deber, sin hacer caso de otras consideraciones. Preguntas, ¿cómo puedo causar la muerte de Bhishma en la guerra? Debes saber que todos ellos han venido para morir y para matar; tú no los estás matando en sus hogares. Por supuesto que sería incorrecto matarlos en sus hogares, pero no en el campo de batalla. ¿Cómo puede ser esto contrario al Dharma? Lamento que tú no tengas siquiera este ápice de discernimiento. "¡Basta ya! Levántate y prepárate para la lucha. ¿Por qué te desmoronas bajo el peso inútil del ego? El Señor es la causa de todo, no tú. Hay una potencia superior que lo mueve todo. Sabe esto y pliega tu voluntad a la Suya.

"Bhishma, Drona y el resto han venido como verdaderos soldados y guerreros a participar en la batalla. Ellos no lloran como tú. Considera eso. Ellos nunca se afligirán ni se retirarán. ¡Arjuna! Este es el momento de prueba para ti, ¡recuérdalo! Déjame decirte esto también. Nunca hubo tiempo en que Yo no existiera. ¿Por qué? Porque nunca hubo tiempo en que ni tú ni todos estos reyes y príncipes no existieran. Tat (Esto) es el Alma Universal; tvam (aquello) es el Alma Individual; y ambas eran lo mismo, son lo mismo, y lo seguirán siendo siempre. La arcilla antes de ser la olla, como la olla y después de la olla era, es y será arcilla."

Arjuna quedó en estado de alerta y de vigilia al oír todo esto y dijo: "Quizá Tú eres Dios; quizá eres indestructible. Yo lloro no por Ti, sino por aquellos que son como nosotros: venidos ayer, presentes hoy, ausentes mañana. ¿Qué es lo que sucede con nosotros? Por favor, ilústrame".

Un punto debe notarse cuidadosamente aquí. Tat (Esto), que es la Divinidad, es eterno; todo el mundo lo acepta. Pero tvam (aquello), el individuo, ¡es también la Divinidad! También es eterno, aunque esto no puede captarse tan fácilmente ni tan rápido. Así, Krishna lo explica y dice: "¡Arjona! Tú también eres tan eterno como lo absoluto. Si hacemos a un lado sus limitaciones el individuo es universal. Antes de que la joya apareciese, sólo había oro; mientras aquélla existe, sólo hay oro; cuando el nombre y la forma de la joya desaparezcan, el oro perdurará. El Atma perdura de la misma manera, haya cuerpo o no.

"Aunque asociada con el cuerpo, el Alma no se ve afectada por los gunas (atributos de la materia) y los Dharmas; es decir, no tiene cualidades ni características. Tú tampoco te ves afectado por los cambios que el cuerpo experimenta cuando creces de infante a muchacho, de muchacho a joven, de joven a adulto, y de éste a anciano. Tú perduras, a pesar de todo eso. Lo mismo sucede cuando el cuerpo es destruido; el Atma perdura. Por eso, un héroe no se deberá afligir por el cambio llamado muerte." Krishna dijo esto con tanto énfasis que ¡hasta el carro cimbró!