Libros escritos por Sai Baba

{SB 71} Bhagavatha Vahini ( El Bhagavatha )

28. La historia encantadora

( Impreso en castellano en El Bhagavata (Bhagavata Vahini) cap. 28 )

LA HISTORIA ENCANTADORA

El sabio Suka comenzó su mensaje trascendental para el Rey. dijo"¡Maharaja! El Bhagavata (un texto de amor divino) es en verdad el gran árbol que inspira un temor reverencial. Tiene dentro de sí todas las formas concebibles de auspiciosidad y de felicidad. El señor harayana es la semilla de la cual brotó, el brote es Brahma, el tronco es (`tarada; Vyasa constituye las ramas y los frutos dulces son las nectarinas historias de Krishna. Aquellas almas ávidas que ansían ese néctar y que lo anhelan melancólicamente, sin importarles la comodidad del cuerpo o el paso de los años, hasta que aseguran el fruto y absorben su esencia, esas almas son santos y yoguis genuinos".

"¡Oh ascetas y sabios! Este día yo les relataré ese Bhagavata Shastra, esa encantadora historia de Krishna; atesórenla en la memoria y sálvense de la ilusión y el sufrimiento, ustedes ya han oído los versos de todos los Shastras. Ustedes han dominado todas las prácticas espirituales, pero no han conseguido la más grande de todas ellas. Ahora les daré el sagrado nombre de Krishna y la dulzura que fluye de él. Es el nombre más dulce que uno puede concebir; cuando llega a los oídos, el corazón se llena de alegría; cuando ustedes recuerdan el hombre, brota un manantial de amor del corazón. El Bhagavata inspira y promueve una profunda devoción hacia el Señor Krishna".

"El Absoluto Universal, el no nacido, el sin forma, inmanifestado, infinito, tomó las limitaciones de los nombres y formas y se concretó como avatares (encarnaciones) en muchas ocasiones y se manifestó en innumerables instantes de divina intervención y gracia. A través de éstas, así como de las características asumidas y de las ideas propagadas, Dios ha salvado a la humanidad de la caída. Aquellos que cantan la historia de esta gloria, aquellos que escuchan ávidamente recitarlas, aquellos que absorben y digieren las lecciones transmitidas, esos son los genuinos devotos. Ellos son los Bhagavatas. El Bhagavata une al devoto con Bhagavan, es decir, la historia los llenará a ustedes con Dios y los transmutará en la Divinidad".

"Dios encarna no solamente para la destrucción de los malvados. Esto es sólo un pretexto, una de las razones obvias. A decir verdad, Dios encarna para el bien de los devotos fervientes. La vaca tiene la leche básicamente para el sustento de su ternera, pero es usada por el hombre para mantener su salud y energía. De la misma manera, Dios encarna principalmente para el sustento de los devotos, de los que están llenos de fe, los virtuosos y los buenos. Sin embargo, aun los incrédulos, los malos, utilizan la oportunidad para sus propios propósitos". "Es por esto que en el Bhagavata existen historias de esos malvados personajes entre las narraciones de la gloria y gracia del Señor. Esto no hace al Bhagavata menos sagrado. Cuando se le ha extraído a la caña su dulce jugo, el bagazo se desecha. Cuando se ha probado la dulce majestad Divina, el bagazo puede ser eliminado. La caña contiene tanto el azúcar como el bagazo, no puede ser solamente azúcar. De igual forma, los devotos tienen que vivir entre los escépticos, unos no pueden existir sin los otros.

Dios no está atado al tiempo o al espacio, porque para El todos los seres son lo mismo. El es el maestro de lo viviente y lo inerte. Al término de cada era el proceso de involución se completa en el diluvio; entonces, la evolución empieza de nuevo y, como Brahma, El crea los seres nuevamente. Ilumina a todos con una chispa de su propia gloria y la nutre en el camino de la realización de cada uno de ellos en forma de Vishnú y de nuevo El, como Shiva, concluye el proceso a través de la destrucción de todo. De esta forma tú puedes ver que no hay límite para su poder ni final para su potencia. No existen fronteras para sus realizaciones. El encarna en innumerables Formas; en ocasiones viene como la encarnación de un Kala (fragmento) de El, o como un Amsa (parte) de El; o viene como un inspirador interno para algún propósito definido; también viene para inaugurar una era o concluir otra (Yugavatar). Las narraciones de estas encarnaciones son el Bhagavata".

"El principio divino único funciona a través de tres formas como Brahma, Vishnú y Shiva, a fin de conducir y completar el proceso de convertirse en un ser denominado Srishti. Los tres provienen de la misma esencia fundamental, no hay uno superior o inferior, los tres son igualmente Divinos. El es Brahma cuando se le asocia con la creación. Es Vishnú cuando es el sustentador y es Shiva en la disolución. En ciertas ocasiones, cuando desciende y asume una forma especial para algún propósito definido entonces se le conoce como avatar. De hecho, Manú, Prajapathi y otros personajes fueron seres Divinos que tenían la misión de poblar el mundo, lo cual les fue encomendado por Brahma. Todo sucede en armonía con su voluntad Divina, por lo cual podemos asegurar que los santos, sabios, ascetas y hombres, tanto buenos como malos, son todos avatares de la entidad de Vishnú; los avatares son tantos como los innumerables seres humanos, pues cada uno nace como resultado de la voluntad divina. Pero sólo la historia del Yugavatar es digna de atención, porque su advenimiento es para restaurar el Dharma y la vida moral. La historia de todo el resto no es sino una narración de desesperación y sufrimiento".

"Brahma le encargó a Manú que se dirigiera hacia la tierra y creara seres vivientes ahí; Devi, el principio femenino, lo eludió y llevó la tierra a las regiones de las profundidades. Entonces Brahma tuvo que pedir la ayuda de Vishnú (Hari) y éste tomó la forma de un jabalí y rescató a la tierra de las regiones más bajas y la colocó entre las aguas. Tiempo después la tierra estaba tan indignada por las atrocidades del emperador Venu, que mantuvo a todas las semillas dentro de ella sin permitirles brotar; a causa de esto todos los seres estaban agobiados por la agonía del hambre. La tierra se convirtió en una serie de colinas y valles sin nada verde sobre ellas. Entonces el Señor tomó la forma de Pritu, quien niveló la superficie y le dio fertilidad al suelo e indujo el crecimiento de la agricultura y promovió el bienestar de la humanidad. El crió a la tierra como a su propia hija y es por esto que a la tierra se le llama Pritivi. Se dice que El tuvo que construir las primeras ciudades sobre la tierra.

Es decir, que fue la voluntad del Señor que todo sucediera así. Es esta voluntad la que se llevaba a cabo". "El señor creó los Vedas para la preservación del hombre a través de la práctica de la moral y los ejercicios espirituales; los Vedas contienen Nombres que liberarán a los seres humanos y reglas y normas que lo guiarán. Cuando los Asuras (demonios), `los de mente perversa', amenazaban con robar los Vedas, los escondieron en las aguas y el Señor asumió la forma de un pez para recuperarlos. El salvó a los siete sabios y a Manú de esas mismas aguas. Es por esto que se dice que el Señor encarnó como un pez".

"¡Oh ascetas! ¡Oh rey Parikshit! Cuando se oyen las antiguas historias del hombre sobre la tierra pueden surgir en sus mentes las dudas. Los procesos de la voluntad Divina son misterios maravillosos, no pueden ser comprendidos con las facultades con las que ustedes miden los hechos mundanos, En muchas ocasiones estas historias pueden parecerles carentes de bases, pero el Señor nunca se involucra en acciones que no tengan un propósito definido. Esa voluntad no necesita ser explicable, ella es la propia motivación, cualquier cosa en cualquier lugar se debe a su voluntad".

"Para que se inicie la creación debe existir alguna atracción que actúe como deseo. Es por esto que Brahma tuvo que convertirse en dos, en cuerpo y actividad. El cuerpo único se transformó en dos y por lo tanto, en donde había una voluntad inicialmente, aparecieron dos, uno que atraía y otro que era atraído hacia la creación, lo femenino y lo masculino. En virtud de que uno poseía la atracción en cien formas distintas se le denomina Satarupa (cien caras) y Brahmapriya (amado de Brahma). El otro fue llamado Manú. Estos dos ganaron un gran renombre en la primera etapa de la creación. Satarupa y Manú fueron los primeros progenitores".