.



 

Discursos dados por Sai Baba

{SB 39} (17 de 19 discursos 2006)

17. 22/11/06 Pon en práctica los valores humanos

Bendición del Rector

Bendición del Rector

22 de Noviembre de 2006

Sai Kulwant Hall – Prasanthi Nilayam

25ª Convocación Anual del Instituto Sri Sathya Sai de Educación Superior

***************************************************

Hoy el hombre se siente orgulloso por haber dominado muchas ramas del conocimiento y estudiado una cantidad de textos. Sin embargo, no trata de comprender la esencia de la educación. Hoy en día el saber está limitado sólo a los aspectos físicos y mundanos; los aspectos morales, éticos y espirituales son dejados de lado. Hoy los padres realizan arduos esfuerzos para proporcionar educación a sus hijos, pero nadie está tratando de conocer el verdadero significado de la educación. Las personas piensan que aquellos que pueden hablar con elocuencia y han estudiado una cantidad de libros son altamente educados. Sin embargo, en realidad eso sólo muestra el conocimiento del alfabeto y nada más. El mero conocimiento del alfabeto no puede ser llamado educación. Además de conocer las letras, uno tiene que conocer el significado de las palabras y las oraciones que ellas constituyen.

Habiendo comprendido esta verdad, el rey Krishnadevaraya convocó a una gran asamblea. Formuló una pregunta a todos los poetas y eruditos reunidos allí. También estaban presentes en esa asamblea ocho renombrados poetas de su corte, conocidos como Ashta Diggajas. Ellos eran Allasani Peddana, Nandi Thimmana, Madayyagari Mallana, Dhurjati, Ayyalaraju Ramabhadrudu, Pingali Surana, Ramarajabhushanudu y Tenali Ramakrishna. Krishnadevaraya quería saber quién de ellos era el mejor. Les pidió que construyeran una oración que tuviera sentido y que consistiera de cinco letras, cada letra con el mismo significado en cinco idiomas diferentes. “Quien de una respuesta a esta pregunta para mañana por la mañana será recompensado apropiadamente”, declaró.

Como su casa se hallaba lejos, Tenali Ramakrishna decidió pasar la noche en la casa de su cuñado. Cuando le proporcionaron una cama confortable para pasar la noche, Ramakrishna se negó a dormir en ella. Dijo: “Tengo que pensar en una respuesta a la pregunta del rey para mañana por la mañana. Una cama como ésta con seguridad hará que me duerma en seguida. Por lo tanto, proporciónenme un catre en el establo”.

Mientras yacía en el catre, a la una de la mañana, una de las vacas del establo parió un becerro. Ramakrishna llamó a su cuñado para informarle acerca de esto. Su cuñado quiso saber qué vaca había parido ya que él le había dado diferentes nombres a sus vacas, como Lakshmi, Sarasvati, Radha, etcétera. Le preguntó a Ramakrishna: “Ye Aav Ra Bava” (¡Oh, cuñado! ¿Cuál vaca es?). Cuando Ramakrishna oyó esto, su dicha no tuvo límites ya que había encontrado la respuesta a la pregunta del rey. Por lo tanto, repitió la frase una y otra vez. Su cuñado pensó que Ramakrishna se estaba comportando de este modo extraño debido a la falta de sueño.

La mañana siguiente, Ramakrishna se dirigió a la corte real y descubrió que nadie más tenía la respuesta a la pregunta. Todos los demás estaban convencidos de que no era posible armar tal oración. “Ye Aav Ra Ba Va. Ésta es la respuesta”, dijo él. Todos estaban intrigados. Entonces él explicó que ‘Ye’ en marati, ‘Aav’ en hindi, ‘Ra’ en telugu, ‘Ba’ en kannada y ‘Va’ en tamil tienen el mismo significado, es decir ‘ven’. Los cinco idiomas estaban representados en esta oración.

De este modo, uno debería conocer el significado de cada letra. Hoy las personas leen muchos libros sin conocer el verdadero significado de las palabras. Sin embargo, en la antigüedad, las personas conocían el significado de cada letra que estudiaban. Complacido con la respuesta de Tenali Ramakrishna, Krishnadevaraya le obsequió una bolsa con monedas de oro y diamantes preciosos. Ramakrishna se sentía feliz por haber recibido el precioso regalo del rey, pero lo preocupaba cómo guardarlo a salvo. Por lo tanto, le pidió al rey que le proporcionara dos guardaespaldas para llevar la bolsa sin peligro hasta su casa. Acompañado por los guardaespaldas, él llevó la bolsa sin contratiempos.

Al llegar a su hogar, el pensamiento de guardar la bolsa a salvo en la casa le causaba gran preocupación ya que no poseía una caja de seguridad. Su esposa se acercó y vio la bolsa. En ese momento, Tenali Ramakrishna vio a dos ladrones que lo habían seguido todo el camino y ahora se ocultaban en el patio trasero de su casa. Entonces le dijo a su esposa que iba a arrojar la bolsa con monedas de oro y piedras preciosas al pozo de agua en el patio trasero de la casa para guardarla en un lugar seguro. Habló en voz alta para que los ladrones pudieran oírlo. En lugar de arrojar la bolsa de gemas preciosas al pozo, en realidad puso una bolsa con piedras. Los ladrones se pasaron toda la noche extrayendo agua del pozo esperando obtener la bolsa con monedas de oro y piedras preciosas. Todos sus intentos fueron inútiles. Abandonaron el lugar al amanecer. Tenali Ramakrishna se sintió feliz por haber salvado el precioso paquete de las garras de los ladrones y por que en el proceso ellos habían regado adecuadamente sus campos.

Quien conoce el significado de cada letra, cada palabra y cada oración es un verdadero poeta. Tenali Ramakrishna era un gran poeta.

Kavim Purana Manushasitaram Anoraniyamsamanusmaredya,

Sarvasya Dhataramachintyarupam Adityavarnam Tamasa Parastat.

(Quien se sume en la contemplación del omnisciente Ser eterno, el gobernante de todos, más sutil que lo más sutil, el sustentador universal, cuya forma se encuentra más allá de la concepción humana, refulgente como el sol y más allá de la oscuridad de la ignorancia, en verdad alcanza a ese supremo y divino Purusha (Dios).)

Hoy las personas tratan de conocer el significado de las oraciones sin procurar conocer el significado de las letras y las palabras que constituyen las oraciones. En la actualidad incluso los preceptores sólo dan el significado mundano de las oraciones, pero nadie da su significado moral, ético y espiritual. Es la responsabilidad de los maestros difundir el conocimiento relacionado con los principios morales, éticos y espirituales. Eso es verdadera educación. Hoy los estudiantes prosiguen sus estudios, pero si les preguntan qué están haciendo, ellos responden “Chaduvu-Kontunnamu”, que también significa “Estamos comprando educación”. Esa no es educación en absoluto. Se ha de conocer el significado de cada letra, cada palabra y cada oración y actuar en consecuencia.

A pesar de haber adquirido todo este conocimiento mundano, uno se ha de encontrar con su fin, que es inevitable. Uno debería adquirir el conocimiento que lo haga inmortal. Éste es el conocimiento de los cinco valores humanos, a saber, Sathya, Dharma, Shanti, Prema y Ahimsa. El primero es Sathya (la verdad). La verdad es inmortal. La verdad es una, no dos. El Dharma (la rectitud) es eterno. Shanti (la paz) es la fuente de la bienaventuranza. Luego está Prema (el amor). Desde un niño hasta un anciano al borde de la muerte, todos están dotados de amor, pero el amor no tiene muerte. El último, pero no por eso menos importante, es Ahimsa. ¿Dónde está la muerte para Ahimsa (la no violencia)? Buda propagó este principio. Él declaró: Ahimsa Paramo Dharma (La no violencia es el Dharma más elevado). El conocimiento y la práctica de estos cinco principios es verdadera educación.

Digan la verdad, sigan la senda de la rectitud y experimenten la paz. Compartan su amor alegremente con todos y lleven una vida de no violencia. Ésta es la esencia de la educación. Éstos son los cinco valores humanos principales que deben ser propagados en el mundo. Ellos son eternos e inmortales. Hoy la gente corre tras todo lo que es perecedero y pasa por alto aquello que es inmortal. El presidente de India les ha dicho muchas cosas importantes. Pueden alcanzar grandes alturas si ponen sus enseñanzas en práctica. Cada ser humano está dotado de estos cinco valores humanos. Si promueven estos cinco valores, se vuelven Dios.

Los Vedas declaran: Tat Tvam Asi (Eso eres tú). Esta profunda declaración de los Vedas contiene la esencia de todo el conocimiento. Por lo tanto, estos cinco valores humanos tienen que ser inculcados a todos desde la misma niñez. Cuando confían en la verdad, pueden lograr cualquier cosa en la vida. Daivam Manusha Rupena (Dios está en forma humana). Dios no está separado del hombre. Todos son encarnaciones de la Divinidad. El mismo principio del Atma está presente en todos. Sin embargo, adopta muchos nombres. Desarrollen confianza en sí mismos. Enfrenten todas las dificultades con confianza en sí mismos. A quienquiera que vean, considérenlo como su propio reflejo. Dios está más allá de todos los atributos y las acciones.

Desarrollen el espíritu de sacrificio. Na Karmana Na Prajaya Dhanena Thyagenaike Amrutattvamanasu (No se alcanza la inmortalidad a través de la acción, la progenie o la riqueza; se la alcanza sólo mediante el sacrificio). Deben estar preparados para hacer cualquier sacrificio. Tengan la firme convicción de que ‘Yo soy Dios y Dios no está separado de mí’. Dondequiera que miren, allí está Dios. No hay nada excepto Dios. Los nombres y las formas pueden ser diferentes, pero el mismo principio del Atma está presente en todos.

Todo lo que el hombre experimenta es el resultado de sus acciones. Ya es muy tarde. No quiero causarles inconvenientes hablando largo rato. Es suficiente si conocen estos cinco principios y los ponen en práctica en sus vidas cotidianas. Sólo practicando estos cinco principios pueden conocerlos, no meramente leyendo o escribiendo acerca de ellos. El conocimiento que no es puesto en práctica no es conocimiento en absoluto. Pongan en práctica en sus vidas al menos uno o dos principios de todo lo que han aprendido. Sólo entonces su vida será redimida y adquirirán mérito. Sólo entonces habrán seguido la senda correcta. Han oído muchas cosas de Mí y de Kalam. ¿De qué sirve todo lo que han escuchado si no ponen nada en práctica? Han tenido la rara fortuna de haber tenido la oportunidad de escuchar discursos tan sagrados. Hagan el mejor uso de la oportunidad y alcancen la meta de sus vidas.

El Señor Krishna declaró en el Bhagavad Gita ‘Mamaivamsho Jivaloke Jivabhuta Sanathana’ (El Atma eterna en todos los seres es parte de Mi Ser). Todos ustedes son chispas de la Divinidad. No son meros mortales. Ustedes no están separados de Mí. Siendo un aspecto de Mi Divinidad, deben conducirse en consecuencia. No malgasten el tiempo en chismorreo vano. Estos cinco valores se han originado de Dios.

Dondequiera que miren, allí está el principio de unidad. Ustedes y Yo somos Uno. Muchas personas Me preguntan acerca de Mi verdadera identidad. Yo les digo: “Ustedes y Yo somos Uno. Ustedes no están separados de Mí”. Consideren a todos sus semejantes como sus hermanos y hermanas y fortalezcan el lazo de amor con ellos. Todos deben mantenerse unidos. Jamás den lugar a las malas cualidades como la ira, el odio y los celos. Estas cualidades sólo crearán diferencias. Deben desarrollar estos cinco valores humanos, que promoverán la armonía y la unidad en el mundo. Deben desarrollar las cualidades que los acerquen unos a otros y no aquellas que los alejen. Dejen la carga de todas sus responsabilidades a Dios. Éste es Mi mensaje para ustedes hoy.

Del Discurso de Bendición de Bhagavan en el Centro Internacional de Deportes Sri Sathya Sai, Prasanthi Nilayam el 22 de noviembre de 2006.


Traduccion Mercedes Wesley

Revision Verónica y Carlos Fazzari